Terapia de integración sensorial

estimulación sensorial

En el post anterior les compartí el tema de la integración sensorial alterada en los autistas, como sabemos a través de los sentidos entendemos que es lo que pasa a nuestro alrededor y surgen nuestros primeros aprendizajes. Muchas de las conductas de un niño autista se originan por un problema en el procesamiento de la información sensorial:

 

  • Hipersensibilidad: Son personas muy sensibles a los estímulos, se comportan de manera defensiva y tienen dificultad para regular su conducta ante el estímulo que le desagrada.
  • Hiposensibilidad: Poco sensibles ante los estímulos, a veces parecen desconectados del mundo que les rodea.
  • Reactividad mixta: A veces mucha sensibilidad a veces muy poca.

 

Debemos observar la conducta del niño para poder detectar un problema de integración sensorial. Si el niño cada vez que oye un sonido, prueba una textura en la comida o se pone un suéter nuevo se altera tiene un problema de integración sensorial, los signos comunes son:

  • Reacciones inapropiadas (poca o mucha sensibilidad) al tacto, sonidos, estímulos visuales, olores y sabores.
  • Problemas vestibulares o de propiopercepción.
  • Problemas motrices orales y de alimentación.
  • Problemas para enfocarse y de atención
  • Retardos en el desarrollo, el aprendizaje y las dificultades organizacionales.
  • Incomodidad por estar con varias personas.

 

Para tratar los problemas de integración sensorial debemos acercar al niño lo más que se pueda a su estimulo desagradable. Lo primero que debemos hacer es una lista  de cosas que le gustan y cosas que le disgustan y utilizar las cosas que le gustan como motivación. Para demostrar este punto les expondré el caso de mi alumno, el cual para proteger su identidad será llamado Gaspar:

Gaspar era un niño de 5 años tres meses el cual tenía una integración alterada respecto al tacto, sus manifestaciones eran muchas, desde que no le gustaban los abrazos hasta que no le podías tocar el cabello ni mucho menos pensar en ponerle gel para peinarlo. Lo primero que hice fue usar texturas secas: semillas de frijol, garbanzo, arroz, harina, talco, posteriormente usé guantes de texturas de la más suave a la más rugosa, poco a poco se fue acostumbrando al tacto, mi objetivo era que tolerará el gel, que es una textura húmeda y fría, así que moje los guantes con agua fría y lo estimulé esta vez de la más rugosa a la mas suave, después de varias sesiones estuvo listo para meter la mano a un bote de gel, usando sus juguetes favoritos, (metí los juguetes adentro del gel) su reacción fue trágica, estaba ansioso, quería que yo sacara los juguetes y metía mi mano al bote y yo le decía: tú sácalos, cuando los sacó los limpio y se puso a jugar con ellos, las siguientes sesiones logré que me dejara untárselo en los brazos y jugar con el gel en la mesa sin los juguetes, estaba listo para untárselo en el cabello. Por supuesto tuve que trabajar la tolerancia al tacto en la cabeza, al cepillo y otras cosas pero al final fue una gran experiencia verlo peinarse, echarse gel y abrazarme todos los días al final de la clase.

Para concluir este post quiero decirles que pongan especial atención a los problemas de integración sensorial del niño autista, ya que puede ser que estos no lo dejan aprender bien, ni adaptarse al entorno, convirtiéndose en una verdadera crisis existencial para ellos que puede desencadenar conductas negativas como golpes, berrinches, gritos, autoagresión entre otros.

si tienen alguna duda pregunten por este medio y con gusto los atiendo.

compartir y servir.

LIE.  Laura  Aguilar  Hernández

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s