El peligro de la sobreprotección

sobreprotección

sobreprotección

Había una vez un niño que tenia miedo a la vida, que no le gustaban las golosinas, que no sabia comer, su único alimento era la leche, lo cual le provocó intolerancia a cualquier otra cosa, aunque podía caminar, no lo hacia, pasaba horas sentado en el mismo lugar y si lo levantabas a caminar se tiraba al piso sin meter las manos, prefería darse un golpe en el piso que enfrentar el terrible camino. Tenía 4 años y no sabía hablar, no jugaba con otros niños, no sujetaba nada, como si su mano estuviera muerta, usaba pañal y su mirada tenía faces tristes y enojadas, nunca sonreía.

En este momento tal vez estás pensando que era un niño un tanto extraño, que estoy inventando para darte un punto, bueno, quisiera decirte que no es real, pues me cuesta trabajo pensar en un niño que no disfrute de una rica paleta porque no puede tolerar su textura, pero si es muy real. A partir de este momento lo llamaré Stevie para proteger su identidad.

Stevie presentaba un retraso en el desarrollo psicomotor, que es una alteración  neurológica debido a la falta de madurez de su sistema nervioso central.  En su caso solo afectaba el área motora, es decir, tardó en adquirir habilidades motoras como sentarse o caminar, sin embargo su condición  no era tan grave, entonces ¿Por qué tenía retraso en el área de lenguaje, social y en las actividades de la vida diaria? Así es, por cuestiones psicológicas, ese niño tenía temor porque en casa la mamá tenía el mismo sentimiento, ella no dejaba que caminara para que no se accidentara, lo cargaba para todos lados, no le daba comida para que no se ahogara, así que a sus 4 años el único alimento que conocía era la leche, no dejaba que sus hermanos mayores jugaran con él para que no lo lastimaran provocando que el niño no quisiera jugar con ningún otro niño, le hacía todo, por eso no quería sostener ni la cuchara y al vestirlo no movía ni un dedo por ayudarse a si mismo, esa madre tenia más miedo que nadie de que a su hijo le pasara algo, sin saber lo estaba perjudicando en su desarrollo y todo por el profundo amor que le tenía.

En este caso como en muchos otros, no es intención del padre perjudicar a su hijo, si no ayudarlo a resolverlo todo para que no sufra, pensando que él no puede hacerlo solo, sobre todo si presenta alguna discapacidad.

Una discapacidad se debe ver no por las deficiencias si no por las habilidades que puede desarrollar la persona. Si tú eres padre de un niño con o sin discapacidad, amalo sin límites y demuéstralo con abrazos besos y lecciones de vida. Serán más felices sabiendo que son capaces de resolver sus problemas.

Hasta pronto

Compartir y servir 🙂

Advertisements

2 responses to “El peligro de la sobreprotección

  1. Oiga y qué me puede decir cuando la sobreprotección no es ocasionada por los padres sino por los abuelos por ejemplo. Tengo uncaso en el qué los padres trabajan y el niño se queda con los abuelos y estos al parecer lo consienten

    • Bueno en la actualidad hay muchos hogares donde ese patrón se repite, los padres trabajan todo el día y casi no ven a sus hijos. En este caso los abuelos convierten la sobre protección en desidia, al no querer enfrentar problemas para educar al nieto, pues ellos ya educaron a sus hijos. Yo recomiendo que debe haber coherencia entre las figuras de autoridad tanto para poner limites como para ayudarlo a ser independiente y claro mimarlo, quererlo abrazarlo sin llegar a la sobreprotección.

      sobreproteger a un niño es como quitarle las alas a un ave..cuidado¡¡¡

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s